El Duodécimo Planeta es la primera de mis historias en estar disponible para el público y espero que no sea la única. Actualmente es Tic y su mundo quien ocupa mi tiempo. Mi próximo libro, Por Voluntad de los Dioses (primera parte de El Amo de la Vida), trata de un asesino, Tic. Aún falta un poco para su llegada y por ahora sólo una curiosidad sobre su nombre. Como él mismo explica:

Me lo puso uno de mis primeros… maestros, podríamos decir. Poseía un gran reloj de péndulo que llegaba a alterar los nervios con su incansable tic-tac. Escogió «Tic» para mí porque, según estimó, es el tiempo que tarda en morir alguien a quien deseo matar.